domingo, 22 de julio de 2012

Ni el ruiseñor ni la totovía

     
Reclinas la cara en la melancolía...
(Eugenio de Andrade)

Reclinas la cara en la melancolía y ni siquiera
oyes el ruiseñor. ¿O es la totovía?
Soportas mal el aire, dividido
entre la fidelidad que debes
a la tierra de tu madre y al casi blanco
azul donde el ave se pierde.
La música, digámoslo así,
fue siempre tu herida, mas también
sobre las dunas fue la exaltación
No oigas el ruiseñor. O la totovía.
Dentro de ti es
donde toda la música es ave.

20 comentarios:

  1. Sí. Llevamos, en el interior el vuelo. Y la música.
    Como siempre, precioso, Carmela.

    ResponderEliminar
  2. Me quedaría hasta la eternidad contemplando esta foto. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da tranquilidad, verdad Leovi. Al menos a mí si.
      Un beso

      Eliminar
  3. Yo como Leovi, ahí me he quedado.... Toda tú eres ave, música i vistas incluidas.

    Feliz domingo!!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Lluna. Tú si que eres un encanto, si
      Un besazo

      Eliminar
  4. y "digamoslo así"...como lo dice Eugenio. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice bien y hermoso, y sí, digamoslo como él.
      Abrazo.

      Eliminar
  5. Ese tocayo mio escribió de miedo ese poema.
    Me rengo que ir a buscar que es eso de la totovía...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. jajaja Genín, buen tocayo. Es una alondra, otra especie distinta a la común, pero que canta divino.
    Un beso y salud.

    ResponderEliminar
  7. Ummm me llevo el poema, ese canto...

    Y la foto no, que me da envidia, jeje, agggg. Pero me encanta, eim??

    Besos pajareros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llévate lo que quieras Marga... Sigues en secano, no?. Eso hay que remediarlo :))
      Besos cantores y frescos

      Eliminar
  8. Veo mucho contraste en la fotografía, por una parte el mar, calmo, sereno y por otra el cielo, lleno de nubes que parecen pesar, como si estuviese preparando una enorme sorpresa, no me sorprendería que las nubes se abriesen y nos la quisiesen mostrar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Wendy un gran contraste, como dices, aunque la impresión que yo saco es que lo que muestren debe ser bueno....no?.
      Beso grande!!

      Eliminar
  9. Contemplando esta foto, con ese cielo que has captado, creo que nadie puede ser despojado de su alma. Tienes razón nunca me han despojado de mi alma. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudaba Leovi. Estaba segura :)
      Un beso

      Eliminar
  10. Has creado un algo mágico, que va llegando suavemente y te llena de sensaciones.
    Belleza cálida, por la imagen serena, de un mar en calma pero con olas, un cielo dividido en atardecer y luz de día..., un paisaje conteniendo distintos paisajes.
    La música-vuelo..., Jocelyn, como un susurro que te va ganando en cada batir de notas.
    Ternura..., que se va destapando suave en esta combinación, con cada nota y cada palabra, una fotografía completa de sonido, voz escrita-leída, colores, vuelo,...amor.

    Gracias por compartir, por permitir ser testigo y llegar.

    Unos cienes de besoabrazos, te los debía, jeje. Últimamente, el reloj no me da permisos.

    saraharal

    ResponderEliminar
  11. Hola Saraharal, que alegría leerte de nuevo, te echaba de menos. Es muy hermosos tu comentario y me llega dentro, muy dentro, de esa manera que con pocos correos nos llegamos, no?.
    Tambien yo tenía guardado, a la espera, esos cienes de besoabrazos. El reloj, bueno, cada una a su ritmo, si.
    Carmela

    ResponderEliminar
  12. Me pasa con muchas de tus fotografías, pero con ésta he decidido dejar la música sin poner y el poema sin leer... tengo "mono" de mar; me falta su olor en estas tierras navarras. He decidido llevarme en la retina esa imagen tan absorbente como relajante.

    Brazos :)

    ResponderEliminar
  13. Para mí es una foto muy esoecial Mari Luz y verla me produce tranquilidad. Entiendo lo que dices del "mono", es algo que a los que lo vivimos, nos embarga cuando estamos lejos de él.
    Un besazo

    ResponderEliminar