martes, 1 de octubre de 2013

Los bordes del círculo



Resbalar lentamente por los bordes del circulo
sutilmente tejido con las palabras precisas y 
el arte, casi imposible, de quien sabe dominarlas
Pero incluso ellas, 
las palabras,
se oxidan y marchitan
sin el agua limpia de los impulsos
que brotan del corazón
arrasando en su camino
contornos,  limites,
y hasta el suelo firme.

26 comentarios:

  1. No se, es mejor no resbalar...
    Un abrazo. Bella poesía.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No resbalar,.......ni círculos que encierran.
      Besos, Amapola

      Eliminar
  2. Pues buscaremos agua limpia cada vez para poder resbalar "comme il faut".

    Me encanta tu mirada fotógrafa, yo podria pasar 100 veces por el lado de esta lámpara y nunca le encontraria el puntito...

    Besitos Cielo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agua limpia que brota a impulsos...
      Bueno Lluna, te cuento, es una mesita con un tablero que lleva esa farola, en una terraza de chiringuito, frente al mar...donde estuve sentada largooo tiempo. Se estaba muy bien, y la cámara en el bolso, y..... fotito, :))
      besosss muchos.

      Eliminar
  3. Cuánta belleza en la imagen, y tus palabras, Carmela!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Darío, el lugar era especial y las palabras, bueno, de dentro..
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No se como te las apañas que todas tus fotos tienen "un algo especial :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tús ojos las miran con mucho cariño, :))
      Besitos y salud

      Eliminar
  5. El arte dominar las palabras y disponer de cada una en el momento justo es un arte noble, y es preciso ejercitarlo. Pero más peligroso y oscuro es el arte de dominar esos impulsos que brotan del corazón como un torrente, un arte mezquino e infame.

    Tus palabras no se oxidan... a seguir trabajando. Y disfrutando del mar y de la brisa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, en parte, con lo que dices de dominar las palabras. Sí, siempre que sea un arte noble, pero a veces no lo es y se vuelve peligroso y dañino. Y los impulsos, siempre libres. A veces pienso que debería aprender a dominarlos un pelín, pero no me gusta hacerlo.
      Mis palabras....intento que no se pierdan...
      Un beso, Sinuhe.

      Eliminar
    2. Yo pensaba en el arte de las palabras utilizado para expresar fielmente lo que nos nace en el alma, de reflejar nuestros pensamientos o sentimientos de forma fehaciente y concreta, valiéndonos de tantos matices que la palabra nos brinda para comunicar. En este sentido considero tan noble al arte de las palabras. Por otro lado pienso que cuando la palabra hiere es el corazón el que hiere, o la sinrazón tratando de imponer su locura. Aunque dominar los impulsos signifique censurar nuestra propia naturaleza tratar de retener ese desborde que arrasa hasta con el suelo firme es una obligación permanente para quienes sepamos reconocer que no somos tan buenos o perfectos como para abandonarnos al impulso. Si nos reconocemos propensos a hacer daño, aún si lo hacemos sin intención, debemos tratar de retener la noble palabra que brota de nuestra innoble imperfección. Pero claro… la naturaleza humana es puro impulso.

      Si uno de estos días se te pierden las palabras puedes caminar en silencio por esas playas que nos muestras tan a menudo, a orillas del mar calmo o "picado" (así le decimos por aquí al mar embravecido), que las palabra solas te encontrarán.

      Un beso, Carmela.-

      Eliminar
    3. En ese sentido, estoy de acuerdo completamente contigo. Yo más bien me refería (aunque como ves es mas mal que bien lo que logro trasmitir) a aquellas personas que tienen tal dominio sobre la palabra, (que tienen "labia") y que la emplean a menudo para desmontar la opinión, la expresión, de la otra persona y construyen con su lógica aplastante esferas que llegan a convertirse en jaulas o espacios asfixiantes. Y que además, excluyen de esa lógica o razonamiento cualquier impulso del corazón que desmienta o haga tambalear dicha lógica.
      El mar "picado", es como más me gusta. Me encanta, y me transporta muy dentro de mi. Lo que no estoy tan segura es de que me devuelva las palabras exactas, pero aun así no ceso en el empeño.
      Un beso, Sinuhe.

      Eliminar
  6. un conjunto bello y sereno

    :-)

    rama

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lugar invitaba a esa serenidad, a esa tranquilidad que hace salir el interior.
      Un beso, Rama

      Eliminar
  7. Por eso hay que atraparlas en un poema o en un papel, para que no se oxiden.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un papel es más difícil que se enreden.... es cierto, :)
      Bicos y besos, Blue

      Eliminar
  8. Dos imágenes impactantes: la foto y el poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto, no estaba muy segura, la verdad, que os gustara. A mí si, me encanta :) y por eso la puse, pero tenía mis dudas. Las palabras, esas si que pensé que resbalarían sin mucho que comentar, quizás porque son tan internas que pienso que dicen poco al que solo las lee, pero me alegro si te gustan.
      Un beso

      Eliminar
  9. Los bordes son vértigo y también filo. El agua necesita renovarse, correr, fluir...vital, com las palabras, que si quedan quietas, si las emociones se quedan fijas, se oxidan crujen y hasta duelen. Que foto más preciosa!!.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los bordes no me asustan, más bien, me gustan. Lo que no soporto es quedar encerrada en el interior de un círculo,,,sutilmente tejido, perfectamente tejido...ya sabes,;)
      Las emociones no deben contenerse, nunca.
      Un beso, uruguaya

      Eliminar
  10. Esa foto me atrapa ¡¡mencanta!! y esos versos "resbalosos" sin óxido... imposible con tus aguas atlánticas, Carmelilla.

    Dos abrazos y tres besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonita, verdad Mariluz, ;)
      Hermosas aguas, si, jajajaja me encantas!!
      De todo rebujao, besos y abrazos!!

      Eliminar
  11. Me gusta, y es que no hay nada para siempre! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no hay nada, para siempre...
      Un beso, leovi

      Eliminar