sábado, 22 de marzo de 2014

Nuestro puente



Parece que fue ayer cuando hablábamos del puente. Ya sabes a cual me refiero, no a uno cualquiera, sino el que antes o después  todos encontramos en nuestro camino y que cruzarlo significará, ir, acercarnos o por el contrario, alejarnos. Por tantas cosas y para tantas otras. Y si hay algo que  he aprendido en el camino, es que esa decisión, la que tomemos, cruzarlo o no, es una elección que solo nos corresponde tomar a nosotras mismas y a nadie más, y en la que nada ni nadie podrá asegurarnos lo que hallaremos al otro lado, el suelo firme o el menos firme.  Y  también, que si lo hacemos, si nos decidimos y lo cruzamos, ese paso tenemos que hacerlo solas, con o sin miedo, seguras o inseguras, pero siempre con la decisión firme tomada. Pero también puedo decirte que si al fin lo lo hacemos, si lo cruzamos, nos lleve a donde nos lleve, incluso si paradójicamente nos devuelve al mismo lugar, podremos entonces estar seguras de que ese es nuestro “verdadero lugar”.

16 comentarios:

  1. No me quedan puentes.
    Ni ganas de cruzarlos.
    Lo uno por lo otro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La decisión es nuestra.
      Y solo nuestra.
      Besos

      Eliminar
  2. El dilema estará en atravesar el mismo puente y no uno distinto.
    El tiempo también es tan cabrón como la esperanza.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Blue, el tiempo es tan cabrón como la esperanza y a veces pasa que el tiempo nos juega una mala pasada y juega con nuestros tiempos.

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo siempre cruzo.
    Todos los caminos llevan a Roma, menos los que llevan a Santiago de Compostela.
    Y, si cruzamos es porque así tiene que ser.
    Crúzalo cantando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que si, Mará Jesús. que tú siempre los cruzas. Pero éste, al que que yo me refiero solo puede cruzarse cuando una está firmemente convencida y no siempre es posible hacerlo en cualquier momento.
      Y si, no sabes lo que aciertas con Santiago de Compostela. A veces creo que existen coincidencias mágicas.

      Cantando o llorando, cuando creemos que es el momento, hay que hacerlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La decisión, la de cruzarlo, es nuestra ciertamente. El problema es que también puede ser un puente como el del río Kwai, al que no paraban de destruir cada vez que lo reconstruían. Bueno, no sé, creo que me perdí en mi propia analogía, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hay puentes que como en las películas de terror van desapareciendo según los cruzamos, por delante y por detrás y solo podemos ..... también me perdí. ;-)

      Un beso.

      Eliminar
  5. A mi me queda un solo puente por cruzar y no me hace ni puñetera gracia, Suarez lo está cruzando... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese, Genín, no lo elegimos y todos, sin saber cuando, lo pasaremos. Ël ya lo ha pasado. Descanse en Paz.
      Besos

      Eliminar
  6. Mejor ese artificio que nos une... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Puente sobre aguas turbulentas!

    ResponderEliminar
  8. Hoy justo leía una frase que dijo alguien, un filósofo creo, que el camino de bajada es el mismo de subida y quizás un puente sea eso también y tantas otras cosas más.A veces pienso que un puente más que para cruzarlo muestra donde se está y donde no se está. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Bueno, eso lo dijo Heráclito según recuerdo, o al menos eso dice la historia, ;). A mí me gusta lo que dices tú, de que el puente nos muestra dónde estamos, pero creo que una vez situadas, viene la decisión de cruzarlo o no.
    Un beso, Fio

    ResponderEliminar