miércoles, 4 de junio de 2014

Scheherezade.

La vida es un sueño fugaz que resbala entre los dedos y que hoy, quiero atrapar. Detener el tiempo en el mismo borde del abismo, y así,  poder volver a fundirnos en ese contorno único apenas distinguible en la noche. Y más tarde, mucho más tarde, cuando ya la respiración agitada haya abandonado tu cuerpo y duermas plácidamente, observarte, muy quieta y en silencio, hasta que los primeros rayos de luz, al rozar tu cara, provoquen que abras los ojos, y cuando al hacerlo me mires y sonrías, gritar en silencio tu nombre apretando nuestras manos como si atrapáramos al mismo viento. Y entonces, en susurros y al oído, contarte las mil y una historias para ahuyentar y engañar al tiempo. Y si a pesar de todo llegase el alba a nuestros cuerpos, hundiré mis labios en los tuyos para despertarme a ti agarrada.



10 comentarios:

  1. Si esa imagen que atrapas es el abismo y tus palabras su reflejo, quiero estar en el borde permanentemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen lugar, María Jesús, :)
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Estás muy romántica :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Atrapan las palabras, atrapan las imágenes, y el resto va y viene como el viento...o las olas, jajaja.

    Besos, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viento y las olas, van de la mano casi siempre, :)

      Besos, Blue

      Eliminar
  4. Realmente maravilloso sueño!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Fugaz, tanto...que resulta demasiado, a veces. Un beso

    ResponderEliminar