jueves, 21 de agosto de 2014

Reflejos dorados


 Una tarde con una suave brisa de sureste, apenas hay unas pequeñas olas que llegan tímidamente a la orilla. El sol hace rato que ha sobrepasado el cenit y empieza a descender a nuestra espalda, quedando de frente a las olas y reflejándose en el agua.

A medida que va descendiendo, va aumenta su reflejo dorado en el agua y hacía el final, comienzan a aparecer tímidos reflejos verdes, que acabaran haciéndose intensos....

Y de fondo, la hermosa música que nos regala, como siempre, en 
su blogSinuhé.




21 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La luz del sol, el mar, la arena....una hermosa combinación, ;-)
      Besos remojados!! Pilar.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Fotografiar las olas en el momento que aterrizan en la arena debe ser parecido a captar el momento en el que el amor sucede....Aquí me armo de belleza para unos cuantos días. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me resulta hermoso ver su movimiento, sus formas infinitas de romper sobre la arena, pero hay momentos perfectos, combinaciones de luz y agua mágicos. El atardecer, la playa casi vacía, el sol bajando y reflejandose, las aguas cristalinas...paz y tranquilidad. Y una belleza que se transmite. Si te llega a ti, me encanta, Vera.
      Bicos, muchos.

      Eliminar
  4. ¡Bien!
    Que hartá de fotos...
    Sinuhe... ¿El egipcio? :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajaj, jartá, jartá, no creas que no lo pensé, Genín, jajaja y eso que quite algunas....pero me resistía con otras.
      Sinuhe...el que és....un buen amigo y su blog, una casa donde gozar la música, ;-)
      Besitos y salud.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Cierto Darío, suave, tranquilo y a la vez tumultuoso acontecimiento.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Qué regalo gozar de ese mar... Y qué regalo tus fotos, para que gocemos de su belleza .

    Cariños, Carmela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es hermoso, verdad?, Betina, y un placer para mí mostrarlo y que os llegue parte de su belleza.
      Cariños para ti,;-)

      Eliminar
  7. Un maravilloso tesoro de agua salada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del atlántico al mediterraneo....
      Besos, Toro.

      Eliminar
  8. Hola Carmela, olas como éstas había también ayer tarde en la playa de Karraspio, Lekeitio, al atardecer... Llamaron mi atención!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto, he buscado información y fotos de la playa de Karraspio, y es preciosa, una playa maravillosa y su entorno sin duda otra maravilla. Y esa islita, creo que se llama San Nicolás, no?. Un lugar sin duda para conocer.
      Esas pequeñas y frágiles olas iluminadas por el sol que desciende, son realmente preciosas, y cuando te fijas bien, la gama de colores y formas, son todo un espectáculo. Me alegra que las compartiéramos, a pesar de la distancia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. María Jesús, me alegra verte!! Imagino que andas muy ocupada y atareada en Paradela. ¿Como va esa parra!!
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  10. Piel de arena me gustaría tener para ir hasta la orilla y recibir la frescura de esas olas. No opondría resistencia, me dejaría llevar, junto con la luz del atardecer...

    Me alegro que "tus" olas lleguen hasta un lugar tan alejado como mi rincón de blues. Y la música es de quién la siente... Por eso me gusta compartirla.

    Buen fin de semana!

    Un Abrazo.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonita imagen, Sinuhe, "piel de arena". Si que estaría bien, verdad?. Ya sabes que por acá no está lejos tu casa, y me encanta sentarme en ese reservado (hola!! vecina de mesa, jajaja, ya sabes a quien me refiero) para disfrutar de la música que siempre nos regalas. Sobre todo, al amanecer, aunque sea más bien música de noche, pero ya sabes que es cuando más disfruto de estos pequeños viajes por las casas amigas.
      Un abrazo, Sinuhe!

      Eliminar
  11. El agua mansita de la orilla, en esa sucesión de pequeñas olas, como caricias suaves. Un beso

    ResponderEliminar
  12. exquisitas y maravillosas pinceladas de agua!

    ResponderEliminar