miércoles, 3 de septiembre de 2014

Serie Asombro (XXI): One, two, three.





Digamos, por ejemplo, que un íntimo rumor de transparencias se convierte en huracán de espuma cuando tu boca se hunde en la mía.

18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. jajaja, si que lo hace, Genín, y muchooooo.
      Besitos y abrazos.

      Eliminar

  2. Ay ese rumor y su huracán, :)
    ay que bonita el agua¡¡
    Cariños, Carmela

    m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rumores in crescendo¡¡ hasta estallar en espuma ;-)
      Cariños, Ío.

      Eliminar
  3. Maravillosas, vienen bien estas fotos tan refrescantes!
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un refresco para estos días caluroso, Leovi.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¿Qué te pasa a ti, María Jesús?? ;-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tus olas son siempre un buen refugio, y más aún con estos calores sofocantes.
    Tus palabras de hoy me encantan, tan sensuales y entregadas.
    Un beso bien grandote, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa, me alegré tanto de ver que ya vas apareciendo por tu casa, ;-)
      Esas olas se merecen mis palabras, no?
      Un beso igual de grandote, Isabel.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Y dispuestos a recibirla en nuestras bocas, no?

      Un abrazo, Darío

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. La naturaleza y la vida, todo uno.
      Un abrazo, uruguaya.

      Eliminar
  8. Nunca me cansaré de contemplar tus olas, una renovación muda que mueve el alma, un lenguaje escondido en la cresta que te llama.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias, María, por tus hermosas palabras. A veces pienso que pueden resultaros repetidas y me alegra saber que te siguen gustando. Cada una es, al menos para mí, diferente, y todas tienen su propia voz.

    Un gran abrazo¡¡

    ResponderEliminar