domingo, 12 de octubre de 2014

Dos momentos iguales, dos momentos diferentes.





16 comentarios:

  1. ¡Que preciosidad de colores!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre preciosos, siempre diferentes!!
      Besitos y salud, Genín.

      Eliminar
  2. Que sensacion de paz, perfeccion....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas cosas, Cheli. Un atardecer ahí es algo mágico, precioso y pleno de tranquilidad. Se palpa la belleza, se respira...
      Besos!!

      Eliminar
  3. Contemplar tus fotos es llenarse de belleza.
    Maravillosas, Carmela, como siempre.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel y aunque siempre me repita en este aspecto, la belleza está ahí, a flor de piel, en bandeja para ser observada.
      Un abrazo para ti y besazos!!

      Eliminar
  4. De la igual forma, y ante cada contemplación, nosotros mismos somos diferentes en cada momento. La gente también amanece y atardece, aunque nada tiene que ver el movimiento de rotación de nuestro planeta azul...

    Maravilloso lugar, Carmela. Igual que las tomas...

    ¿Y luego, qué...? ¿Un manto oscuro en el mar; las estrellas y la luz de luna reflejada en la superficie? Lejos de la contaminación de la luz artificial, las estrellas deben parecerse a las de Van Gogh...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, José, amanecemos y atardecemos en nuestro propio y continuo girar sobre la vida, y en cada uno de ellos somos los mismos y somos distintos. Distintas tonalidades nos acompañan cada vez. Unas veces despejados de nubes, otras bajo sus sombras y siempre reflejados en ese mar inmenso que nos recuerda quien somos y donde estamos y nos recuerda la belleza del mundo y lo "pequeñitos" y "grandes" que somos.
      Las estrellas sobre ese mar inmenso y sobre la arena es algo indescriptible, parece que estás en otro mundo al de diario, y es posible ver lo que realmente existe sin esas luces artificiales, solo el cielo, la luna y la agradable y repetitiva mirada del Faro, cada cierto tiempo, constante y suave, a la vez que potente y segura.
      Y sabes lo que pienso muchas veces bajo ese manto de estrellas en ese precioso lugar?, pienso que ese mismo manto existe, está, sobre tantas otras personas en lugares tan lejanos y remotos al mío...pero que está.
      Imaginas como es oír tu bella música en ese sitio, ;-)

      Un abrazo, José, el que es!!

      Eliminar
  5. Que bello atardecer, fotos preciosas!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre resultan tremendamente bellos.
      Besos, Leovi.

      Eliminar
  6. Pues nada, aqui me quedaría un rato contemplando y por ver si pudiera transportarme, pero no, toca esa cosa tan fea que se llama lunes productivo y no hay mar ni sol largándose que lo remedie. Cachis!

    En cuanto a la serie anterior, creo que fue Nabokov el que dijo que la clave estaba en los detalles, o algo similar. Estoy con él (y contigo).

    Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me temo que a mí también me llama ya esa cosa tan fea, jajaja, pero bueno estos pequeños momentos nos salvan de su fealdad, no?.
      Y si no fue él, Nabokov, seguro que pensaría como dices. Conoces las preciosas mariposas que dibujó? se neceita mucho amor al detalle y a lo concreto para interesarse por los insectos, y dedicarle tantas horas.

      Cachis, anda!! me recordaste que tengo que ponerme en marcha, jajajaja
      Besitos.

      Eliminar
  7. Nunca nada es igual. Siempre un matiz.
    En tu blog, bellisimos matices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los matices que hacen que la vida sea vida.
      Gracias, María Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar