lunes, 6 de abril de 2015

Olor a naranjas robadas.

Palabras en papel
momentos guardados
y en apenas un suspiro
que también raja el corazón
se suprime una eternidad
Nada antes, nada después
Solo dos poemas permanecen
bifurcación y equidistancia
con olor a naranjas robadas
y una frase que quema
para no flaquear
y evitar el taconazo
Y encarar lo que ahora acontece
sin dejar huella ni rastro
de un corazón que fue
y siempre será.

10 comentarios:

  1. A veces un olor encierra los recuerdos de una vida. Me atrapa la forma en la que podemos desatar toda una cascada de sensaciones y sentimuentos al sentirno impregnados nuevamente de un viejo aroma.
    Cientos de momentos guardados cobran vida.

    Mi abraz✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aromas que son más que aromas, AtHeNeA, son vivencias y son sensaciones, son y serán parte de nuestra vida.

      Un abrazo lleno de aromas

      Eliminar
  2. Fotos preciosas para este magnífico poema sobre el tiempo y los sentimientos!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leovi, me alegra que te guste.
      Un beso.

      Eliminar
  3. La historia bullendo en esas grietas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ruinas y sus grietas tienen más vida que una construcción nueva...
      Un abrazo, Darío.

      Eliminar
  4. Tienes un don especial para captar lo interesante... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo, hasta las más viejas ruinas, tiene un lado hermoso, no?
      Besos, Genín.

      Que tal ese Valle??

      Eliminar
  5. Qué belleza pueden llegar a tener el óxido y el abandono si se sabe poner la mirada.

    Chapó, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, Marga, siempre me han atraído las ruinas y las casas abandonadas, tienen un aire, un algo atrapado entre sus restos...
      Besos para ti, y me alegra tu vuelta, ya lo sabes.

      Eliminar