domingo, 28 de junio de 2015

Cuaderno de bitácora


A veces es inútil salvar los restos de un naufragio
Maderos, velas, botavaras, obenques y foque
Restos, fragmentos y partes de un navío
cuyo timón viró su destino
antes de entregarse a la tormenta
y cuyos verdaderos motivos
duermen para siempre
en el cuaderno de bitácora

4 comentarios:

  1. Con tal de no naufragar... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Ya ves, siempre con controles: ahora hay cajas negras.

    ResponderEliminar
  3. Al ver las imágenes y el título de la entrada no pude dejar de entrar, el verdadero proposito de cada viaje, ese que a veces escondemos hasta de nosotros mismos, sólo lo sabe la bitacora de viaje, ese cuaderno tan especial color café -ese es el color del mio- que siempre nos acompaña. Un abrazo :)

    ResponderEliminar