sábado, 19 de septiembre de 2015

Y tenerla


Parar y descansar
    Sin miedo y sin cansancio
 Sin huracanes empujando
 ni el negro vacío bajo los pies
 Tan sólo abrir los ojos
y despertar
Y asomarme a la puerta
y ver que todo sigue en su sitio
La misma calle de siempre
 su esquina
y la farola con la bombilla rota
Y entrar de nuevo a la casa
que aun no pude recoger
y ese montón de ropa
que podrá esperar un poco más
Y el ruido de los de arriba
que hoy incluso aplaudiría
Y la risa al fondo del patio
y los ladridos del perro
 enredando con los niños
Y las facturas amontonadas
 como siempre debajo del libro
 Y el olor de la cocina
el humo de tu tabaco
y el aroma de hogar
Y el cansancio
 después del trabajo
Y la pesada y eterna
 reunión de vecinos
Y las ventanas abiertas
y el cielo celeste
y los pájaros cantando
y el viento
y la lluvia
y el cielo
mi cielo
la tierra
mi tierra
Y tus ojos cerrados
y tus ojos abiertos
Mirarte
mirarnos
hablar
o el silencio
El día a día
tu mano
mi mano
la tierra
mi tierra
nuestra tierra
 La vida                  
 nuestra vida      
y tenerla.

13 comentarios:

  1. A veces, la vida no parece serlo. Pero, en cada coma, en cada aire, en cada instante, está. Y es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así lo creo, y así es, es y está. Pero somos terriblemente egoístas y olvidamos que es la vida y que todos tienen derecho a ella. Ayer, temprano tomaba un café antes de entrar al currelo y estaban las noticias de la primera hora. Salían las imágenes de los botes de humo y las carreras, hombres, mujeres, niños...empezaron a hablar de que vaya burrada, que si fueran mis hijos ya verían...terminaron con qué que poca verguenza dar casa y trabajo al hombre de la caida, qué primero arreglar España y a nosotros y luego atender a los de fuera.........

      Un beso, María Jesús.

      Eliminar
    2. Y olvidamos que ellos lo que querrían es seguir con su propia vida....

      Eliminar
  2. No me pondre a analizar
    nada....
    ya que si lo hago quitaria
    la belleza de lo que escribiste
    Comentar
    es maravillarse ante letras muchas veces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar, Mucha.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Después de nuestra guerra incivil, invadimos a medio mundo los exiliados españoles, y luego los emigrantes, por millones, que flaca es la memoria coño, o que poca vergüenza tienen muchos en otros casos... :(
    Esto lo digo en relación a lo que le comentas a mariajesusparadela...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Genín, la memoria es flaca y la poca vergüenza es mucha. Es fácil hablar, decir, rajar y criticar, pero actuar es ya otra cosa, verdad?
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Rituales de lo cotidiano, como faros que nos dicen, es acá, en el lugar de siempre, todo está en su sitio, sonidos y aromas de pertenencia. Precioso tema musical. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faros que nos mantienen en nuestro sitio y que de repente nos arrancan y nos dejan perdidos en un mundo salvaje y egoísta.
      Un beso, uruguaya.

      Eliminar
  5. Hola Carmela!!

    Quizás la rutina pueda parecernos en ocasiones cansina y pesada, sin embargo creo que precisamos de ella, es como ese hierro al que aferrarse cuando por algún motivo hay cambios a la vista. Esa rutina nos da la confianza de que por el momento todo sigue como siempre.

    La música genial, me ha gustado un montón.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG!! me alegra tu vuelta :)
      La rutina que se hecha de menos cuando se pierde, verdad?. Esa rutina, esa vida, la vida, que algunos pierden de golpe y se ven obligados a huir, a lanzarse al vacío. A esa santa rutina, me refiero.
      Muchos besos!!

      Eliminar