miércoles, 8 de junio de 2016

Mi pluma


Aprendí con el paso de los años que las palabras casi nunca llegan a su destino. A veces por azar o por quien sabe qué,  se pierden o despistan,  otras son ignoradas por aquellos que más desearíamos que las leyeran, o simplemente y por diversos motivos, no las mandamos donde de verdad querríamos que llegaran. Pero también aprendía en el camino que lo peor es callarlas, omitirlas o ahogarlas, y decidí que el papel donde dejaría mis letras sería el inmenso mar que tanto me acompaña; su límite, el horizonte que abarco con los ojos del alma; los puntos y comas que separan sus letras, las conchas enterradas en la arena  y qué mi pluma escribiría desnuda ante la marea de la vida.

23 comentarios:

  1. No hay papel más bonito que ese.
    Azul de mil azules y con ribetes blancos de hermosa espuma.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo has descrito Toro.
      Buen día y besos.

      Eliminar
  2. Hay que seguir escribiendo ``porque aunque algunas palabras sigan su curso por otros derroteros, cumplen su cometido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy segura de que cumplan su cometido, Tracy, pero sí lo estoy de que hay que seguir escribiendo.

      Eliminar
  3. Hay palabras que cuesta sacarlas, mi querida Carmela, y cuando salen lo hacen acompañadas por una lágrima e limpia el camino hacia nuestra nueva mirada, porque lo que queda dentro antes o después nada, y se libera entre los colores de nuestra alma.

    Mi abrazo intenso a tu luz

    Estoy aquí, siempre, si me necesitas silba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú que no deben quedarse dentro, Athenea, aunque cueste sacarlas, yo desde hace tiempo las saco, todas, aunque como bien dices, algunas duelen, pero...
      Se que estás, gracias :)
      Un abrazo de gratitud.

      Eliminar
  4. Buena pluma, sí señora!

    Besotes escritos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonita verdad?, jajaja de gaviota :)

      Besos volando

      Eliminar
  5. Buena pluma, sí señora!

    Besotes escritos

    ResponderEliminar
  6. Vaya pedazo de foto, Carmela. Y el texto... no puedo estar más de acuerdo contigo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, algunas fotos, que a mí me gustan, como esta, no estoy muy segura de que os puedan gustar, así que me alegro que te guste, Celia.
      Y me alegra que coincidamos.
      Besos

      Eliminar
  7. A veces olvidamos no sólo las palabras sino que llegamos a perder la capacidad de pronunciarlas, aunque ello nos llene de dolor e impotencia. Me pregunto qué sería de nosotros sin lo políticamente correcto.

    Me encanta tu entrada de hoy. Maravilloso marco el mar para llenarlo de palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí siempre me costó muchísimo echarlas fuera, Ilduara, pero alguien me enseñó que no debía callar lo que el alma me hablaba, aunque pensara que nadie lo escuchara, como a veces, creo que pasa, y desde entonces lo hago. Imagino que para alguien habituado a ellas, perderlas o no poder pronunciarlas, debe ser terrible.
      Lo de políticamente correcto, no se si te entiendo bien el sentido con que lo dices, porque yo no estoy de cuerdo con tener que ser políticamente correcta, sobre todo ahora, en este momento de mi vida.

      Me alegra que te guste la entrada :)

      Eliminar
  8. Unas veces no llegan y otras llegan y se estrellan. Mejor lo que haces tú, el mar escucha.
    Besos, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, a veces se estrellan y es desastroso, Blue.

      Bicos, muchos.

      Eliminar
  9. Precioso el mar con tus palabras. Besos.

    ResponderEliminar
  10. no paso en cada publicación pero te aseguuro que cuando entro, repaso, admiro y leo, estouy seguro que es con la magia de esa pluma que nos regalas tan profundas letras.
    Las fotos todas preciosas.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias AMBAR!!!! eres un encanto.
      Un abrazo y besos.

      Eliminar
  11. Importa decírlas, poder hacerlo y la intención. Todo llega adonde fue dirigido. Un beso.

    ResponderEliminar