sábado, 17 de septiembre de 2016

La seducción del agua







De todas y cada una de tus gotas de agua
resurge en algún momento
espuma blanca
y éstas, las que hoy mojan mis pies
y acarician mi alma
quizás algún día
refresquen tus orillas
y alegren tu vida
Y en el mientras
sigue la vida
las mareas
las olas
las huellas sobre la arena
el capricho del tiempo
la presencia del destino
y el camino escogido
Y  un deseo
un anhelo
unas ganas locas
de que no cese nunca
la seducción
del agua
del asombro
de la esperanza

16 comentarios:

  1. Eso es.
    Que no cese nunca.
    Cada día el mar es una fiesta de la belleza.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cada día hay que celebrarlo, Toro.
      Besos.

      Eliminar
  2. Hoy me iría ahí contigo :)
    Precioso.
    Besos y feliz fin de semana, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo encantada, Celia, ya lo sabes :)
      Muchos besos y buena semana!!

      Eliminar
  3. La seducción, que palabra tan bonita y tan importante en nuestras vidas... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. El mar tal como tú lo presentas me resucita.

    Maravillosas fotos.

    ResponderEliminar
  5. Imágenes y palabras rivalidan en naturalidad y expresión… Ambas dicen, o más bien fluyen por ese cauce que, al ser humano, le cuesta entender. Las cosas son! Aceptarlas como “son” suele ser la esencia de la vida.

    Un abrazo, Carmela. Buen domingo.

    PD: En esta ocasión el mar denota cierta serenidad… ¿Acorde con la realidad?… Posiblemente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad Ernesto, que esa mañana, el mar, incluso con sus fuertes olas y las nubes que le coronaban, desprendía belleza y serenidad. Mi realidad lejos de la serenidad, pero cómo bien dices, hay que aceptar las cosas, como son y como vienen. El mar me trasmite esa serenidad y tranquilidad necesaria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. El mar, la mar... junto con tus letras. La seducción del agua nunca cesará. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mara, me alegra verte de nuevo por aquí. Eso creo yo, la seducción del mar núnca acabará, al menos para quienes lo disfrutamos.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Algo tiene el agua cuando la bendicen.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)
      La del mar nos bendice a nosotros.
      Un abrazo, Macondo

      Eliminar