miércoles, 28 de septiembre de 2016

Permitirse

Por un instante dejar de ser la solidez de la roca
su fuerza
su contención
y dejarse ser la fragilidad del cristal
Permitirse la humedad de sus fragmentos
Reposar y sentir el abrazo del agua
sabiendo que la vida continuará ajena a nuestra presencia roca
a nuestra presencia cristal

24 comentarios:

  1. Ojalá encuentres la paz de permitirse ser frágil incluso ante la fuerza de la tormenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos creemos más fuertes de lo que somos y nos exigimos más de lo que podemos, pero me temo que va en mi naturaleza. Y la roca se rompe sin la dulzura del cristal. Y sus fragmentos son secos y arañan. Y al final para qué sirve ser roca?
      Gracias por tus deseos y sobre todo por ese ojalá, una palabra para mí mágica.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hay que conjugar el verbo permitirse, más veces de lo que lo hacemos.

    ResponderEliminar
  3. Yo hoy me siento cristal y me dejo abrazar por el agua del mar que tú me mandas, cielo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. O ser alga y dejarse mecer por la corriente...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También Genín. Deja-se acunar.
      Besos y salud.

      Eliminar
  5. Date un respiro, Carmela.
    Lo necesitas.
    Vas a petar si no.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que no lo sé, Toro. Pero no puedo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Ser cristal es necesario, a la larga siempre es necesario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Es la mejor sensación que existe, Amapola.
      Besos.

      Eliminar
  8. hasta la roca más dura se deshace con los besos del mar

    mi abrazo Carmela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me alegra verte, María.
      Los besos del mar son mágicos.

      Mi abrazo!!

      Eliminar
  9. A veces necesitamos mecernos en brazos de una ola.
    A veces dejamos de ser roca para hacernos viento contra cualquier contratiempo que en silencio besa la piel.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y deberíamos ser capaces de aceptar esa necesidad de pasar de la roca al viento, al agua, a la caricia del silencio.
      Un fuerte abrazo, Athenea.

      Eliminar
  10. Esta foto es cruel para los madrileños: aquí hace aún un calor de la leche y ese agua está como para tirarse al mar sin pensárselo 2 veces.

    Y tus letras, como siempre, un placer leerlas. Un regalo para el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno siempre existe la posibilidad de dar un pequeño salto y dejarse caer por estos lares, :))
      Me alegra que te guste, Holden.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Dejarse ser, mostrarse como se es. Un beso

    ResponderEliminar