lunes, 15 de mayo de 2017

La vida entre los dedos.

Su brevedad y su infinito 
conjugados en armonía
estallando en líneas de vida.
Líneas perfiladas en tímido silencio
sin letras ni sonidos
solo fuego y pasión
avanzando suavemente
y reinventando los días.
Toda la vida volcada
pasajera siempre
breve e infinita.
La vida entre los dedos.

24 comentarios:

  1. Qué hermosa es la naturaleza...
    Sin humanos el planeta sería una maravilla.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es Toro, muy hermosa. En eso coincido contigo.
      En lo segundo, como que no, también hay humanos maravillosos. Por ejemplo uno que se llama Toro :))

      Besos con flores.

      Eliminar

    2. Ahí, ahí le has dado Carmela.

      Eliminar
  2. Podría pasarme horas contemplando flores, no me gusta cortarlas, se acorta aún más su vida.

    Precioso poema, maravillosas fotos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soporto los ramos de flores, Ilduara. Flores para varios días??. En macetas si me gustan, además se me dan bien. Será porque les hablo, jajaja, mis hijos me dicen que estoy un poco loca por ello. Pero me temo que sí, que lo hago.
      Gracias por todo.
      Un besazo.

      Eliminar
  3. Precioso poema. Igual que una flor bella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me fascinan esos geranios, Carmela.
    Así son ellos, como letras sin sonido. Pedazo de entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me fascinan, la verdad.
      Letras que no necesitan formar palabras para sonar en silencio.
      Un beso, Tecla.

      Eliminar
  5. La vida entre los dedos, y entre tus dedos creas bonitas cosas. Bonito poema, y muy chulas esas fotos.

    Besos Carmela.

    ResponderEliminar
  6. La pura imagen de la vida...que se escurre entre los dedos efímera y regala momentos infinitos.
    Infinita belleza en estas fotografías!

    Besos,Carmela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho de una manera preciosa Carmen. Así lo creo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Vamos rozando la vida entre lo dedos y ella nos deja ,infinitas muestras para contemplarlas.
    Preciosas flores,preciosas imágenes,que suenan a infinitas hasta en su finitud.
    Besucos,artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de agradecida es la vida, brotando y mostrándonos su infinita belleza. Solo que a veces no somos capaces de verla.
      Besos, Gó.

      Eliminar
  8. Hermosa y extraordinaria la vida… ese gran tesoro a veces tan poco valorado; vida, que se nos escurre de entre las manos… breve, pero maravillosamente y a pesar de pesares, intensa…

    Qué delicia de post, mi querida Carmela…

    Bsoss enormes, y feliz semana 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, Ginebra, la vida hermosa e intensa, está ahí, pero a veces ni la vemos ni la valoramos y se nos escurre entre los dedos.
      Un beso grande y gracias.

      Eliminar
  9. Es cierto, a veces parece que la vida se nos va entre los dedos, como el agua...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que irse, la dejamos escurrir Genín y no vuelve.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Que felicidad proporciona acariciar la vida, mucho más que excavar en ella, aunque la curiosidad me lleva siempre ha descubrir las raíces que la sustentan... eso sí, antes me gusta pasar horas observándola desde todos los ángulos posibles. Las fotos y el texto, delicadas como siempre, con esa magia por lo bello que tan bien sabes captar.
    Besos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué hermoso es sentir su caricia, y qué poco lo valoramos. Te imagino observándola..... y me viene una sonrisa. Una sonrisa que me viene hoy muy bien.
      Gracias por tus palabras Aka y por ser.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Así es la vida, sí...entre la brevedad y el infinito nos mantiene...como flor sujeta a sus raíces.
    Bellas flores.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muy bellas tus palabras Marinel.
      Besos muchos.

      Eliminar