viernes, 16 de mayo de 2014

Casa y tiempo y tierra


El espacio de los amantes

Ellos han edificado su propia casa. Casa del aire. Casa del desnudo abierta al sueño. Han levantado su propio puente levadizo y en la más alta torre está su sitio donde el fuego se amiga con el agua y se confunde la noche con el día. Ellos son sus propios atalayas dispuestos a permanente guerra para defensa de sus altos muros. Muros que abrigan confidencias en la penumbra del silencio. Casa del secreto. Sin tiempo. No viene de antes. No mira a después. Dura. Y mientras dura crece. Y ha venido creciendo desde sus primeros cimientos. Imperceptible. Ni ellos mismos supieron que la construían. Y ahora van por la casa dejando caer las ropas y desplegando sábanas hacia la noche y ofreciendo vinos como si fueran sacrificios a nuevos dioses de una nueva tierra. Porque han debido construir su propia casa y tiempo y tierra. Y uno ha sido cada vez más el otro a medida que se sumaban las piedras a las piedras a medida que la presencia suplantaba a la ausencia. Cada uno es el tiempo del otro. Nacen cuando se miran. Y cuando se miran no buscan su reflejo sino esa parte de cada uno que permanece sumergida y sólo el otro puede hacer surgir.

(de La Casa de la Piedra Negra, 1983) de Jorge Arbeleche.

12 comentarios:

  1. Estás muy reflexiva... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espacios y momentos que acompañan, :)
      Besos, Genín.

      Eliminar
  2. Incluso hacer del otro nuestra casa, nuestra protección, lo que nos salva... UN abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestro lugar, el lugar..
      Abrazo, Darío.

      Eliminar
  3. Lo leí varias veces, casi con ganas de refutar algunos de los conceptos, pero no encontré fisuras. Quizá el tiempo es quien más conspira en contra del tiempo (o destiempo) propio de los amantes. Me gusta mucho el final porque es, quizá, el mayor mérito del amante la capacidad de hacer surgir esa parte de cada uno que permanece sumergida...

    Ese mar parece el horizonte de lo infinito...

    Un beso, Carmela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo lo leí hasta que se quedó grabado en mi mente. Unas palabras que esperaban ser leídas, algo así. Quizás la clave sea simplemente, sin tiempo. A mí también, el final, de este fragmento, es la parte que más me gusta. Ser la causa o el motivo del resurgir más verdadero, más interno de cada uno. No buscarse, encontrar y provocar la esencia del otro.

      Un mar, apenas despertando al día, suave, sin tiempo,...infinito.

      Otro abrazo para ti, Sinuhé, el que es...y muchas golondrinas.

      Eliminar
  4. Magnífica imagen!

    Las palabras me parecen bellas, y mucho, pero explicar el amor me parece tan ajeno a mí... ufff. Debería hacérmelo mirar. Lo sé, jeje.

    Besote!

    ResponderEliminar
  5. Yo creo Marga, que el amor no se puede explicar, al menos de una manera general, no crees?, más bien, cada uno lo siente a su manera y seguro que si te miras lo verás, no? jajaja seguro que si.
    Un abrazo, grande

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso poema fotográfico! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí Leovi, hay imágenes que componen su propio poema, y creo que para ti también.
      Un beso

      Eliminar
  7. Susurros e intimidad. Me sedujo el texto de mi compatriota. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena gente la de tu tierra :)
      Besos, Fio

      Eliminar