domingo, 19 de abril de 2015

Frente al mar


Te bese sentada en la arena y en ese beso iba yo.
Me sentí dentro de ti
Me sentí como si siempre hubiese estado allí 
Supe que ése era el lugar donde mi alma se había acomodado
Y decidí que era allí donde quería estar.


18 comentarios:

  1. Imposible no querer estar ahí, esa imagen atrapa, esa calma abraza... Esos colores abren las puertas de los mismísimos sueños.
    Yo me acomodo. Me quedo!!!

    Mi abraz✳✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, AtHeNeA, ese lugar tambien atrapa e invita a no abandonarlo, ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Deliciosos y suaves tonos! Su luz transmite una inmensa serenidad!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paz y serenidad, tranquilidad y unas ganas inmensas de permanecer ahí, Leovi.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Yo no sé si el destino podemos escribirlo, las intenciones, al menos, si, y sí, invita a ello.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Bueno yo he llegado a la conclusión que hay que vivir el momento, el siempre de momento lo tengo vetado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Ese, si, es el mejor lugar :)
      Abrazos, Darío.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Sabes Toro, esas palabras correponden a una parte de una carta, y bueno ..... ahí está.
      Besos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Volviste? o sigues entre flores?
      Besitos y salud.

      Eliminar
  8. Y parece que allí quedaste para siempre.
    Wim Mertens, ese mar en calma...mmm.
    Besos, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corazón no abandona el lugar que elige, otra cosa es el lugar que ocupa, no?
      Win Mertens y ese mar....si, un duo perfecto.
      Bicos, Blue.

      Eliminar
  9. Dulce expresión de voluntades...

    Un gran abrazo. Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quereres, voluntades, deseos.....el corazón siempre es dulce, la vida es la que puede amargarlo, pero él, siempre es dulce.
      Un gran abrazo para ti, Ernesto.

      Eliminar