jueves, 14 de junio de 2012

Mar Eterno.


           

Poema: “Mar Eterno” de José Emilio Pacheco

Digamos que no tiene comienzo el mar

Empieza donde lo hallas por vez primera
y te sale al encuentro por todas partes

44 comentarios:

  1. Hoy vistes al mar de gala con la música, el poema y, sobre todo, tus fotos.
    ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Wen, me alegra verte. El poema de E. Pacheco me encanta, Carmina B. sin palabras y mis fotos si te gustan, me hace feliz.
      Besos

      Eliminar
  2. no te leía ultimamente, esta misma noche me di un paseo por tu blog y hace muchos días que no escribías. Me alegra que estés de nuevo aquí con ese precioso mar.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  3. hace bastantes días que no te leía y esta misma noche estuve paseando por tu blog que seguía en silencio, hasta ahora, y me alegra volver a leerte.

    BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos paseos de amigos, en parte, me han hecho volver, Ana.

      Besos

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Esas olas me transmiten una energía que yo aprovecho para hacer la fotosíntesis, con mis cloroplastos verdes incorporados, ya sabes. Te felicito por vestir de gala, como dice Wendy. Creo que hay un proyecto por ahí para nombrarte Santa Carmela del Chapuzón, oleee, ja, ja

    Besos remojados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Franki, la verdad es que sería difícil verte si nadaras en ese mar, haríais una simbiosis perfecta ;). Si ese proyecto implica ir a Roma, lo voto.
      Besos verdes de gala

      Eliminar
    2. Yo también me apunto a lo de Roma, ¿eh?

      Bss

      Eliminar
    3. Di que sí Guinda, y si no, ya podíamos organizar una escapada a cualquier sitio, no?
      Besos

      Eliminar
  6. Y quiero bañarme en ese mar.
    Un abrazo fuerte fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mar que invita a sumergirse.
      Otro abrazo para ti, Guinda.

      Eliminar
  7. Y tampoco tiene fin...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás eso sea lo mejo Genín, ;)
      Besos y salud

      Eliminar
  8. qué fotos tan invitantes, Carmela!
    gracias por traerme el mar
    abrazo querida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten Loba, realmente es un mar que invita, verdad?
      Abrazo!!

      Eliminar
  9. Supongo que el comienzo es el primer día que lo ves. Lo que ya no tiene es fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María Jesús, te llega en cualquier momento, pero lo importante es que no tiene fin...
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Tampoco tiene fin el mar, su destino es fluir y seguir, por eso te trajo de regreso :)
    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver que coíncidis en el no-fin Maia. Pero tú también sabes que en la vuelta además influyeron algunas medusillas trasparentes....
      Beso grande

      Eliminar
  11. Miro tus fotos y me sumerjo en la extraña inmensidad de su fuerza y es que, como a Emilio Pacheco el mar sale por todas partes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa palabra lo define perfectamente María: Inmensidad
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Y su eco nunca termina, estoy muy seguro de eso...Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo te creo a pié juntilla Darío.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Me da una sensación rara...
    Si lo pienso lejos de un a orilla, me siento mal.
    Tus fotos son magníficas, Carmela!
    Estamos en pleno invierno y sin embargo me dan ganas de un buen chapuzón!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NINA, te doy un truquillo, no lo pienses como algo físico, como agua, piensa en un sentimiento, en el mayor que te llene y sumergete en él. A que ya no te da miedo :)
      Beso y Baci.

      Eliminar
  14. Ese mar me incita al baño, pero qué lejos me pilla ahora mismo.
    Fantásticas las fotos, Carmela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Isabel, seguro que antes o después te pilla cerquita, mientras te dejo las fotos ;)
      Besos

      Eliminar
  15. Está muy verde ese mar ¿no?.
    Siempre me pregunto qué sensación tendrá la gente que lo ve por primera vez de adulta.
    Besos, Carmela.

    ResponderEliminar
  16. Quizás, inmensidad.
    Del color, creo que estuvo por allí Frankie, :)
    Bicos, Blue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, vale, es que al Atlántico nunca lo vi de ese color, ja, ja.
      ;-)

      Eliminar
    2. Te mandé una foto, Blue.
      Verás como nuestro amigo tiñó la playa.
      Bicos

      Eliminar
  17. Prontito estaré cerca del mar ....

    ResponderEliminar
  18. Ese mar del poema de Pacheco siempre está..nos rodea aunque a veces solo parezca que nos rodea el desierto..Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Fio, una vez que lo encuentras, como bien dice el poema, nunca nos deja :)
      Besos

      Eliminar
  19. mar verde, bello poema, y carmina! maravilloso!

    besos*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Rayela, ese poema sugiere un mar y una música inmensa.
      Besos

      Eliminar
  20. Soy tan feliz en el mar!!! Tanto!!!
    Y tus fotos! que siempre me alucinan
    y me traen felicidad!

    El mar, las olas, siento tanto amor!
    jajaj

    de verdad. Dentro de él, jugando con las olas...

    Besos mi querida y gracias!!!
    Una vez más ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Axis, sé que compartimos los mismos sentimientos por el mar, y sé cuanto te emociona. Gracias por tus palabras, y ya sabes que me encanta compartirlo.
      Besos!!!

      Eliminar
  21. Que lindísimas fotos!Y tan verdadera esa sensación de que el mar te encuentra por todos lados.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez que se produce ese encuentro, es para siempre MAGAH.
      Un besote

      Eliminar
  22. ¡El color es impresionante! Y las fotos, claro.

    ResponderEliminar
  23. Un fuerte viento de poniente y la arena nueva, gruesa y amarilla oro, consiguen ese hermoso color,que realmente es impresionante.
    Un beso Tomás

    ResponderEliminar