jueves, 16 de agosto de 2012

Cueva dorada






Arena y mar conforman tu cuerpo
contenido, apenas,
bajo tu piel de blanca espuma
que dibuja y perfila
tus infinitos límites
tallando afanosa
en tu cueva dorada
cristales de luz
que guardan celosos
el húmedo refugio
del deseo.


26 comentarios:

  1. MMMMMMMmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.... No se si decir nada mas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que no es necesariooooooooooo....
      Beso grande, Lluna

      Eliminar
  2. Na túa cova dourada...hermoso .
    Solo podría mejorarse diciéndolo en gallego. He probado y es increíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gallego es al oído una delicia, como algunas gallegas...
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Aguardando...
      Un abrazo, Darío

      PD, me encantó que no te gustara, jajajajaj, ya sabes el qué.

      Eliminar
  4. Preciosas fotos, mis deseos están locos por la cueva dorada. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz locura la que nos provoca la cueva y nos hace querer recorrerla.
      Un beso, Leovi

      Eliminar
  5. Me ha encantado eso de ...el húmedo refugio del deseo, bonito y sensual.

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, me alegra que te guste.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. El deseo es humedo, agua, arena...cueva dorada, luminosa. Un cuenco que ofrece y espera. Precioso texto Carmela...imágenes como siempre..Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, así lo siento yo, Fio. Una mezcla de dulce ofrecimiento y a la vez búsqueda de ser encontrado y habitado.
      Un besazo

      Eliminar
  7. Todas las palabras que has escrito las puede contener la primera foto, el resto,preciosas, la adornan...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres buen observador Genín y sí, esa foto es el origen y el inicio, remolinos de mar y arena que conforman y crean.
      Besos y salud

      Eliminar
  8. Me pregunto ahora por vez primera, luego de ver esas fotos y leer tus versos, si no tendrás un orgasmo cada vez que te introduces en el mar. Si así fuera, solo podría sentir una ola de veinte metros de envidia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maia, jajaja, sabes, si te digo la verdad, bañarme me es sumamente placentero, entrar, su frescor, sentir que vas siendo una con el mar, es maravilloso. Sumergirte y suspenderte en él, algo parecido debe ser el volar que a tanta gente le atrae, a mí no, me basta con bucear para sentir eso. Sentirse una con él, eso sí, lo del orgasmo, jajaja cuestión de definición, pero soy más de arena en ese sentido....
      Besos sin envidia, :)

      Eliminar
  9. Qué fotos tan bonitas.. Y aquí en Londres lloviendo :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura!!, pero seguro que aunque llueva, merece la pena estar ahí, es un lugar estupendo.
      Un besote

      Eliminar
  10. ¿Ves?, no conocía esta canción de Lhasa, envolvente como esas olas, pero un poco más cálida.
    ;-)
    Besos, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro que la hayas conocido, porque sí, es una canción preciosa.....
      Bicos y besos, Blue.

      Eliminar
  11. ahhhhhhhh!
    vos y el mar
    Carmela!
    qué lindo
    besos

    ResponderEliminar
  12. Sí, infinitos límites, así debe de ser el amor. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitos pero cercanos, sí.
      Besos, Leovi.

      Eliminar
  13. Es-pec-ta-cu-lar

    el juego entre las imágenes -individual y colectivamente-, los versos y la imaginación es "mareante" :)
    ¡¡cuánta sensualidad!!

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariluz, me encanta que te guste.
      Besossss

      Eliminar