domingo, 14 de octubre de 2012

Naufragio y placeres sumergidos





Dime marinero, tú que le conoces de sobra, si podría la orilla resistirse a sus lunáticas mareas.  Al torbellino de olas con que en cada pleamar, sin faltar a ninguna, la abraza una y otra vez; al penetrante olor de algas y nécoras que desparrama sobre ella; o a las ardientes lenguas, de múltiples colores, con que la inunda y la besa. 

Y si lo hiciera, si pudiera resistirse a ello, podría acaso no sucumbir ante sus mareas internas. Esas que arrasan con todo y que, pulso a pulso, van dibujando sobre sus erguidas olas los más bellos y delicados encajes de cristales, que complacientemente le ofrenda a la arena. ¿Podría?. ¿Podría acaso?

Naufragio y placeres sumergidos




23 comentarios:

  1. Si empiezas a mezclar el mar con la luna, Carmela, puedo morirme del gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor vivamos con gusto Mariajesús jajajaja pero sí, ambas van muy ligadas, no?
      Un besazo

      Eliminar
  2. ¡Qué belleza! Yo creo que para un alma romántica has creado una armonía casi perfecta entre fotos, palabras y música. Mil gracias. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, que alegría verte. Gracias a ti por pasarte.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  3. En esa maravillosa playa quisiera naufragar, que preciosas fotos.
    PD. La mejor religión es la vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naufragar de esa manera es una maravilla, a que si?.
      Besos, Leovi.

      P.D. Estoy de acuerdo, y tu foto lo refleja Leovi

      Eliminar
  4. Precioso Carmela, el mar llama con tanta fuerza que es difícil resistir. Y esa música te lleva irremediablemente al naufragio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tiene fuerza en su llamada, tremenda. La música, me la descubrió Fiorella, y me encanta.
      Besos, María.

      Eliminar
  5. Creo que no hay resistencia que valga Cielito!!!

    Besos domingueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien no, Lluna, más bien no.....
      Besosss

      Eliminar
  6. Seguro que sucumbe por puro placer...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy convencida de ello, Genín.
      Besos y salud.

      Eliminar
  7. El mar es muy poderoso, bello, inmenso, atrayente, y yo sucumbo ante la maravilla de tus fotos. Sí señora.

    Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, el mar es todo eso que dices........ Me alegra que te gusten las fotos, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un mar decidido a llegar a una orilla que desea naufragar entre perfumes vivos...Una orilla sin la caricia del mar...no es orilla, es desierto. Un mar sin orilla...no deja estelas,ni perfumes,ni huella.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Fio, ambos se necesitan para ser....
      Un beso, uruguaya.

      Eliminar
  9. A veces te lleva a donde quieres, pero a veces te ahoga. Hay que conocerlo a fondo.
    Eso sí, desde la orilla no tiene ningún peligro, jajaja.
    ¿Muy árabe la música, no?, está bien.
    Besos, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, Blue, que si miramos los riesgos nunca nos tiraríamos al agua... La música tiene mezclas que me gustan mucho :)
      Bicos y besos

      Eliminar
    2. Yo creo, Blue, que si miramos los riesgos nunca nos tiraríamos al agua... La música tiene mezclas que me gustan mucho :)
      Bicos y besos

      Eliminar
  10. Y es que la orilla tiene naturaleza de orilla... qué más quisiera yo a veces! y tú, seguro, confiesalo, jeje.

    Un besote marino, glup!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso....jajaja
      ?que confieso? Jajaja
      Besos de orilla

      Eliminar
  11. Que no se resista pordiosss, que así nos deleitas con tus olas "miradas".

    abrazos :)

    ResponderEliminar
  12. Un secreto, Mariluz, ....no se resiste, ;)
    Besossss

    ResponderEliminar