martes, 4 de diciembre de 2012

Dentro de ti


lo que eres, lo que sientes
está dentro de ti
y solo tú lo conoces realmente,
nada
ni nadie
debe hacértelo dudar


la incomprensión
el egoísmo
los fracasos ajenos
son solo eso,
ajenos

18 comentarios:

  1. Así es. Sin embargo no siempre vemos el reflejo en ese espejo interno.Justamente el que debería ser el primero...Bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Vera, y vemos sin embargo el reflejo que no procede de nosotras. Un reflejo falso de una imagen falsa que puede ser terrible si no llegamos a comprender que no es el nuestro.
      Bicos y besos

      Eliminar
  2. La música de guitarra muy agradable, llena el espacio como las imágenes de casi me atrevo a decir "tu mar", pues te has apropiado de él y nos lo compartes a oleajes.
    Nadie sabe lo que uno siente dentro de si mismo...a veces ni falta que hace.
    Un abrazo mientras me espero que acabe la melodía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me gusta el mar es su propia independencia, su espíritu indomable y la certeza que posee de sí mismo. Nada ni nadie puede cambiar su propio destino, y sí, me encanta compartirlo, ;)
      "A veces ni falta que hace"....puede ser Anna, pero en muchas ocasiones, la imagen que otros quieren imponernos pueden producir mucho dolor, al menos es lo que yo creo.
      Pensé que te gustaría la música.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Dos olas que se abrazan antes de explotar, preciosa foto. Besos.
    Estoy seguro que conoces este famosísimo inicio:

    Yo quise subir al cielo para ver
    y bajar hasta el infierno
    para comprender
    qué motivo es
    que nos impide ver
    dentro de tí
    dentro de mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, Leovi, sabes que me encanta Triana.
      Un beso

      Eliminar
  4. A veces hay personas que nos conocen mejor que nosotros mismos.
    Y también a veces, los ajenos somos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si que hay personas que nos conocen muy bien y en momentos en que nosotros no llegamos a vernos realmente, nos ven. Sin embargo, solo nosotros, nos conocemos completamente aunque, a veces, lo que he llamado lo "ajeno de otras personas" hacía nosotros, no nos permita vernos o nos haga dudar de ello.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Y muchas veces nos negamos como estúpidos. Querernos un poco es abrir el amor hacia los demás. Nuestro bien hacia nosotros mismos revierte en bien ajeno.
    "Nada humano me es ajeno", una frase que comparto, aunque admito que lo que más pica es lo que ocurre en nuestros propios dominios.

    Bravo por esa ola y por la guitarra española.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto esa frase, Isabel, y lo que me refiero es a lo que otros pretenden hacer nuestro. Y sí, tenemos que querernos, ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Que siempre sigan siendo ajenos...
    ¡Echaba de menos esas olas!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre vuelven ..... las olas Genín
      Besos y salud

      Eliminar
  7. Absolutamente. Ningún malicioso viento puede mover esta casa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el viento, a veces, se cuela por las rendijas...
      Un abrazo

      Eliminar
  8. ...y a veces damos con ese espejo, el indicado, el que muestra, nos muestra ese interior que tanto cuesta mostrar por temor, malas experiencias,etc..Imagen, palabras y música bellìsimas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que las malas experiencias no nos impidan querer mirarnos en ese espejo, no?, :)
      Me alegro que te guste uruguaya
      Un beso

      Eliminar
  9. Tus olas y la música nos acogen siempre con fuerza.
    Ah, si conociéramos todo lo que somos sería más fácil seguir adelante, a veces nos cocemos máscaras y las pensamos nuestras. Sin embargo hay indicios que nos aproximan a nuestra oscuridad, esos mismo indicios también nos dan pistas a seguir.
    Un beso Carmela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y otras, el miedo, el resquemor, los fracasos, no impiden vernos con ojos verdaderos, pero si, siempre hay pistas...
      Un beso, María

      Eliminar