sábado, 24 de agosto de 2013

Tocarte

“ TOCARTE” de Martha Asunción Alonso

Tanto poema por no poder tocar,
tener manos pequeñas para tu corazón.
No alcanzo aquel columpio de las fotografías,
universo simétrico, las dobles
sombras rubias. Te recuerdo pasando las hojas
de tu vida. Y una nube de té.
Entonces nos conocíamos apenas.
Tampoco eso ha cambiado, ni mi altura:
es demasiado el aire y yo no alcanzo,
no alcanzaré jamás a darte agua.
Créeme si te digo
que no quise tocarte de otro modo.
Como quien llena un vaso,
como si de tus sueños dependieran
los nenúfares. La piel
nunca fue lo importante.

12 comentarios:

  1. Un poema precioso, Carmela, gracias.

    Tampoco eso ha cambiado, ni mi altura:
    es demasiado el aire y yo no alcanzo,
    no alcanzaré jamás a darte agua.
    Créeme si te digo
    que no quise tocarte de otro modo

    -para quedarse a vivir en él-,
    leve y sutil como todo lo bello,
    sin previsiones de arte ni desastre.

    rama
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es Rama, es precioso, y la forma de decirlo, leve y sutil, como bien dices, y dice mucho....
      Un beso!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Eso me parece a mí, Amapola Azzul.
      Un beso

      Eliminar
  3. El cielo se enciende, no se si sonrojado... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se sonroja ante las palabras tan bella de Martha, ;)
      Un beso, Genín

      Eliminar
  4. Que deliciosos tonos para navegar por este bello poema! besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa es la palabra que lo define Leovi, deliciosos tonos
      Un beso

      Eliminar
  5. Ese faro,suspendido del atardecer tan hermoso que me hace estremecer de gozo. Estos colores se dan en mis latitudes por septiembre. Permitirme ofreceros una nota mediterránea para co-responder.

    Paseo por la costa.

    Brisa salada de mar
    y de resina de pino, imprecada.

    Rumor de las olas rompiendo en las rocas.

    Dos gorriones saltan , jugando en la arena.

    Densa oscuridad: la luz
    y el calor, que al cuerpo atraviesan.

    Desliza por el rostro un hilo de sudor,
    que en la comisura del labio,
    se queda; en salobre sabor...
    Besos
    Josep

    ResponderEliminar
  6. Tocar, que no es solo palpar, es roce...no siempre alcanza, ni condiciona,ni hace más que ser ese momento, que es memoria,momento, y quizás es subjetivo también.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un roce delicioso, Fio.
      Un abrazo uruguaya

      Eliminar