sábado, 13 de agosto de 2016

A veces la vida.




Y a veces el océano está lleno de tormentas y remolinos
y no es posible evitarlo
y es más, hay que transitarlo
hundirse en sus olas
bucear sus profundidades
y subir confiada en la luz del faro


20 comentarios:

  1. Maravilloso mar el que nos presentas, siempre compañero en la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ilduara. Compañero en los buenos y en los malos momentos, como debe ser. Siempre ahí.

      Eliminar
  2. En estos casos, lo suyo seria tener branquias... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja eres tremendo, Genín.
      Besitos y salud.

      Eliminar
  3. Esa frase se me clava en el alma...y si siempre hay un faro, una luz que nos salva hasta de las más frías tinieblas...por suerte

    Un abrazo salado, resalada!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto María, siempre hay un faro que nos alumbra.

      Besos salados jajaja !!

      Eliminar
  4. Qué hermoso post, Carmela… Así es… Hay que adentrarse en él, porque es parte de la vida; intensa profundidad de tantas cosas por las que vivir, y sentir… Y siempre, sabiendo que habrá una luz, que nos guíe…

    Bella conjunción tus letras, las fotografías y la música…

    Un placer y mil Bsoss!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Ginebra y es cierto, es necesario adentrarse y transitarlo, pero tambien es cierto que siempre hay una luz que nos alumbra.

      Muchos besos para ti!!!

      Eliminar
  5. Así es , Carmela. Precioso.
    Estoy de descanso. Aunque te lea, igual no comento.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celia y disfruta de ese descanso :))
      Muchos besos!!

      Eliminar
  6. Precioso Carmela, seguro que llegaras a la orilla, sana y salva. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa, y sí, seguro que llego porque confío en ese faro que a todos nos alumbra.
      Besos!!

      Eliminar
  7. Unas palabras muy hermosas, me identifico con ellas, y ademas la primera foto me transmite mucha serenidad, me encanta, un besiño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chus, me encanta verte por aquí. La primera foto para mí es eso, serenidad.
      Muchos besos

      Eliminar
  8. Carmela, el faro eres tú.

    Besos deslumbrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, hola hola, ola, ola, ola.
      El mar se viste de olas :))

      Me alegro de tu vuelta y gracias.
      besos cantarinos.

      Eliminar
  9. Si se hace pie siempre se puede estar confiado, jaja.
    Besos, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero en la vida, a menudo ese pié se pierde y ahí es donde se exige la autoconfianza :))

      Bicos Blue.

      Eliminar
  10. Las fotografías, con fondo… Ese silencio, esa soledad que no es… También la hora ayuda a esa comunicación.

    El océano, como el mundo, como la vida, está lleno de sí mismo. Y en ellos, ella, son inherentes esas tormentas y remolinos, calmas y brisas. Claridad y confusión. Vida y muerte. Todo ello es, todo ello está, todo tiene su razón de ser… Transitarlo, aprender a transitarlo, creo que es la esencia de nuestro paso por aquí.

    Lo otro… más tormentas y remolinos, más confusión, más dolor, más “sueño”… menos realidad!

    Un gran abrazo, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto, coincido contigo en que aprender a transitarlo es la verdadera esencia de nuestro paso por la vida.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar