domingo, 2 de junio de 2013

Serenas cicatrices sobre viejas heridas.

LA MUJER HERIDA (Raquel Lanseros)

Solamente si alguna vez amaste
               con uñas y con dientes
                sin red
                 sin salvavidas
aciertes a entender el vértigo insondable
que se extiende a los pies del desengaño.

Ella creyó encontrar la fuente del principio
cuando lo conoció, en medio de la tierra,
                  sin más escudo que su piel de hombre
          bruñida por el sol igual que el oro viejo.

Lo amó sin precipicios ni preguntas
tiernamente, en silencio
   con esa gratitud voluptuosa
      que provoca la lluvia en primavera. 

Todo era tan sencillo.

Los versos inflamados de poetas infinitos
parecían seguirla a todas partes
   como si el corazón se hubiera convertido
                                en un fiel animal domesticado.

Porque no existe nada que perdure
una noche aprendió, como tantos lo hicieran
antes y después de ella,
que el amor es un río con cataratas propias
                                                  y remansos ajenos
que siempre desemboca en el océano.

Míralo de este modo: la vida te ha enseñado
siguiendo su costumbre de incansable maestra
   cómo el alma dibuja
       serenas cicatrices sobre viejas heridas.

Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, 1973). Ha publicado, entre otros poemarios, Los ojos de la niebla (Ed. Visor, Madrid, 2008) y Croniria (Ed. Hiperión, Madrid, 2009).



26 comentarios:

  1. una entrada en la que demorarse y sanar

    abrazos mil !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ese piano y esas palabras, es fácil.
      Abrazos mil para ti, çç

      Eliminar
  2. Todo sana, se cura, a su tiempo. El amor perdura y busca su remanso.Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Fio, el amor si lo había, siempre perdura.
      Un beso, uruguaya

      Eliminar
  3. Está chulísima, me ha recordado en algunos matices las profundidades de las letras de nuestro apreciado Lapido. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había caido, Johnny, pero sí, es cierto, ;)
      Un beso

      Eliminar
  4. ¿Es de Raquel Lanseros?
    Muy chula...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Genín, precioso, verdad?
      Besos chulis

      Eliminar
  5. Hermoso poema, ahora veo mis propias cicatrices en el agua.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen lugar para observarlas, María.
      Besos

      Eliminar
  6. Que poemazo!!!
    Y la foto le acompaña a la perfección.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pensé cuando lo leí, Toro, que vaya poemazo!!!
      La foto, me pareció que era acorde con sus palabras.
      Besos

      Eliminar
  7. un gran descubrimiento, Carmela, el de Raquel Lanseros...
    sandalias para esa pasarela tan peligrosa!...jaja

    :)
    rama

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la descubrí hace muy poco, Rama, pero me quedé prendada con ella.
      La pasarela, mejor, a pelo, a flor de piel...
      Besos!!

      Eliminar
  8. Bonitas luces y texturas en esta tierna composición de algo que es para pisar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las luces........ cómo te gustán siempre, verdad?
      Un beso, Leovi

      Eliminar
  9. si las cicatrices son serenas duelen menos, si acaso pican de cuando en cuando al ver unos ojos parecidos a sus ojos, o un aroma que se nos acerca al pasar por la calle. La foto, genial como siempre.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre están bien cicatrizadas, y esas duelen más. Las otras, las bien cicatrizadas son más llevaderas.
      Besos, Ana

      Eliminar
  10. Muy bueno. No conocía a esta poeta, o no la recordaba, pero me encantó.
    Digo yo ¿si las cicatrices son serenas ya no lo son tanto?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la descubrí hace muy poco, Blue, y me ha encantado. Es de mi tierra, sabes?, de Jerez, ;)
      Siempre serán cicatrices, al menos eso pienso yo, pero si, algunas son más llevaderas.
      Bicos, !!!

      Eliminar
  11. Me llevo tu imagen, ahí sí que se pueden apreciar cicactrices y heridas.

    En el poema... lo dejo estar! jeje

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga, me alegra verte!!
      Ya sabes que puedes llevarte lo que quieras....
      Besos!!

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. No. No existe, y las cicatrices no deben pararnos...
      Un beso, Darío

      Eliminar