domingo, 24 de mayo de 2020

Titilan las gotas vibrando sobre la espuma. (reeditado)

 Chopin- Nocturne op9, No 1

En la estación del frío -aquella de la que no se vuelve o al menos es lo que dicen- todos los vientos aúllan a un mismo tiempo, desbaratando los días y rasgando las noches; pero a pesar de ello, y sobre el rumor de las olas, titilan las gotas vibrando sobre la espuma -o quizás sea yo la única que las escuche-. Y su jadeo, tibio y calmo -a pesar del frío, a pesar del ruido- me sorprende a mí misma con tanta ferocidad que me adentra en esos instantes eternos -cazadores de sueños- donde el aliento se demora creando pequeños intersticios -círculos dentro de otros círculos- donde el asombro aun cabe. Y es ahí, con la sed en mi mirada, desde donde invoco el aroma que se esconde varado en la piel, justo donde el vaho del deseo exhalado dibuja esas constelaciones que me son tan cercanas, tan palpables, tan fiables; y me dejo estar -segura y confiada- lo que dura un viaje de sueños rozando orillas, hasta que mis ojos  sean de nuevo agua, desde donde sea posible  reescribir  la vida y navegar en el asombro.

73 comentarios:

  1. A veces el mar ejerce ese poder sobre nosotr@s,el hipnótico devenir de las olas, que nos van llevando a entrar en nosotr@s mism@s, a recuperar esas sensaciones,esos círculos dentro de otros círculos que nos conectan con lo más esencial del ser humano.
    Esta prosa tan poética,es un arrullo, una invitación a mirarnos hacia adentro y a fluir como ese mar que tanto amas!
    Precioso!
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su inmensidad, el mar nos arrulla con su continua sucesión de olas que nos recuerdan que esa misma inmensidad es, a la vez, tan cercana y real, y que solo tenemos que creer en nosotras mismas y hacernos agua, y hacernos ola que surque altiva la vida. Me alegra que lo veas así y que te guste.
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Qué bella imagen tan poética nos dejas, Carmela. Tus palabras con ese sueño en las pestañas se mecen al compás de esta música y el resultado es... ensoñador.

    Mil besitos con cariño para tu noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chopin, y no me preguntes por qué, no sabría decírtelo, cada vez que lo escucho, me lleva hasta el mar. Siempre.
      Me alegra que te guste, Auro.

      Besos!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  5. La inmensidad deja detalles que percibimos. Una ola de mar anuncia otra ola tan diferente como única...Vivimos en este mundo infinito al borde de un tejado y allá abajo, está nuestro corazón que nos espera pero nunca estamos de igual forma como ninguna ola lo es. A veces la inmensidad nos sorprende y da miedo por no saber qué cosas esconde; entonces el mar parece tenebroso. Basta dar un mínimo de confianza y un poco de valor para adentrarse a lo desconocido. Flotamos siempre con una conciencia pero siempre hay una oscuridad con un silencio que nos acecha y espera para fundirnos con el mar. Entonces, en la plenitud de la vida, alcanzamos la gloria como quién encuentra su camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Buscador. Cada ola, como bien dices, es diferente, y en nuestro caminar nos encontraremos en situaciones siempre cambiantes, muchas de ellas con aspecto tenebroso , otras plácidas, otras indiferentes. Pero siempre tendremos la opción de lanzarnos al mar y buscar esa plenitud de la que hablas o permanecer en la orilla. Yo creo que debemos lanzarnos, siempre.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Bella imagen y poema tierno y emotivo ..Un fuerte abrazo .
    Feliz noche, casi veraniega muakk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí, veraniega del todo, Campirela, un calor sofocante.
      Gracias por tus palabras, y un abrazo!

      Eliminar
  7. Escuchas el tintineo de las gotas de las olas, sientes la profundidad del mar y te conviertes en océano mediante un proceso de ósmosis.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no dejar de oír, ninca, el tintineo de las olas, Ilduara. Aunque a veces hay mucho ruido externo y es difícil.

      Un beso grande.

      Eliminar
  8. El sonido del agua es la música de la tierra. Nada como escucharlo con los ojos cerrados para que nuestras emociones negativas desaparezcan. Bellos versos que nos lo han hecho sentir. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho, lo que dices del sonido del agua, David. Nunca lo había pensado, pero sí, creo que su sonido es la música de la tierra. El mar, los ríos, la lluvia... diferentes sonidos, diferentes notas de esa música.
      Un beso!

      Eliminar
  9. Me encanta esa palabra "titilan", por su sonoridad y la vibración que lleva dentro.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bonito escribes!... hermoso texto, desde la suavidad de las palabras, lo profundo del contenido, la belleza de su estructura, la serenidad que evoca, la paz que irradia y esa tácita invitación a sentir, escuchar y a respirar del aroma de este mar, que casi sin notarlo y a tu voluntad, deja de ser un elemento y se convierte en filosofía.
    Carmela, tú sí puedes reescribir una vida, puedes virar su rumbo, cambiarle el final, hacerla de antología, pero el asombro déjamelo a mí, porque al leerte (como hoy) a tus líneas me entrego y simplemente navego sin timón, ni timonel, siguiendo el rumbo al que tus letras me quieran guiar y termino de ellas asombrado, aplaudiendo tu arte.
    Me encantó tu obra y no me importa sonar redundante…
    ¡Qué bonito escribes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan Carlos. Gracias por tu generoso comentario sobre mi entrada. Me alegra saber que te ha gustado, aunque creo que es un poco excesivo o, al menos, así lo siento. Pero, de nuevo, te lo agradezco de corazón. Creo que todos tenemos la capacidad de reescribir nuestra vida aunque para ello necesitemos un poco de valor y un mucho de esa capacidad de asombro ante los sucesos que nos rodean. Creo que tienes esa maravillosa capacidad de sentir el asombro y sobre todo de emocionarte ante la vida. Algo imprescindible para saber apreciarla y gozarla.
      Gracias, de nuevo, y un fuerte abrazo!

      Eliminar
  11. Cómo se va formando tu interno con cada frase (verso precioso)Y acompañada de las gotas de las olas o de los ojos,también,lo vamos dando forma y color.
    No se puede escribir más lindo,amiguca
    Eres poesía que va nadando hacia lo profundo del ser y de la mar.Qué mejores lugares!!!
    Me pierdo en tus letras,cada día un poco más,porque llegan tan adentro que parece se desnuda el alma del que te lee.Eres una artista de las emociones.
    Gracias por tus comentarios que he leído por ahí
    Besucos mi preciosa amiguca!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gó, lo primero que quiero decirte que nada de lo que he dicho "por ahí" no sea nada más que la realidad y lo que siento por ti, y creo que esa entrada que te dedicaron te la mereces de sobra. Me gusta que te guste lo que escribo, y creo que lo aprecias de esta manera porque tú también amas profundamente el mar y las sensaciones que produce en nuestra alma, tanto como yo. Me alegra que así sea.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  12. El asombro nunca debe abandonarnos, o nosotros a él, es el pasaje para re-encantarse constantemente con la vida. Me gusta el Nocturne de Chopin.

    Besos dulces Carmela y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, Dulce, que el asombro siempre existe y que somos nosotros quienes debemos fomentar, y buscar esa capacidad de encontrar y disfrutar de las maravillas que nos ofrece continuamente la vida. Volver a ser un poco niños y disfrutarla. Chopin, nos ayuda a ello.

      Un beso grande para ti, Dulce.

      Eliminar
  13. ...y sobre el rumor de las olas, titilan las gotas vibrando sobre la espuma... y su jadeo, tibio y calmo -a pesar del frío... con tanta ferocidad que me adentra en esos instantes eternos... círculos dentro de otros círculos- donde el asombro aun cabe... con la sed en mi mirada, desde donde invoco el aroma que se esconde varado en la piel... justo donde el vaho del deseo... hasta que mis ojos sean de nuevo agua... desde donde sea posible reescribir la vida y navegar en el asombro.

    Me eximes de mayores comentarios, Carmela. Calidad poético-descriptiva se llama.

    Abrazos y más abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me lees desde el cariño, Carlos y eso ayuda a que me veas de esa manera. Gracias por tus cariñosas palabras, siempre.

      Un fuerte abrazo para ti!

      Eliminar
  14. Las esperas, los anhelos, que, como el mar, escupen gotas al viento.

    Un abrazo y a por un lunes estupendo, con mar, si es posible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí están y ahí nos esperan :))

      Un abrazo grande, Albada!

      Eliminar
  15. Gotas vibrantes en el mar de tus versos. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho la frase "el mar de tus versos", Sandra. Creo que es preciosa.
      Un beso!!

      Eliminar
  16. Que hermosura, el mar siempre
    nos hipnotiza.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Siby, es cierto, siempre hipnotiza con su inmensidad y belleza.

      Un beso!!

      Eliminar
  17. Mi sensibilidad no llega a captar determinados matices. Por eso te leo. Para que no se me escapen.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Macondo, ya sabes que pienso que tu sensibilidad es mucho mayor de lo que tú piensas, y lo demuestras continuamente con tus entradas. Hay muchas maneras de expresarla, pero me alegro que te guste la mía. Gracias miles :))

      Besos!

      Eliminar
  18. Círculos dentro de otros círculos, donde anida lo que nunca se debe perder: La capacidad de asombro.

    El aroma del deseo despierta las ganas de dejarse llevar. Me gusta mucho ese pequeño añadido ese matiz mágico: Segura y confiada. ¿Qué mejor actitud ante el deseo?

    te leo y me resulta fácil navegar en el asombro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos lugares que nunca debemos perder y que nos son tan necesarios para cobijar todo aquello que merece la pena guardar y salvaguardar, incluso de nosotros mismos.
      Creo que para dejarse llevar y nadar en el deseo necesitamos una completa confianza. Es la mejor manera de ser plena y disfrutarlo, no?
      A veces, es en otros, donde apreciamos esa capacidad que es solo nuestra, la de cada uno. Te asombras porque el asombro está en ti.

      Un beso, Guille.

      Eliminar
  19. Foto e texto poético, a conjugação perfeita, poeticamente falando.
    .
    Uma semana feliz
    Cuide-se

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fico feliz que você gostou, Ryk @ rdo, e seu tempo neste canto.
      Boa semana também para você e um abraço!

      Eliminar
  20. ...donde el asombro aún cabe.
    Asombro como motor de la curiosidad. Asombro que nunca debe faltar.
    Tu también me asombras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Motor de esa curiosidad, que es, a su vez, motor de nuestro avance en la vida.
      Espero que ese asombro sea positivo.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  21. Mira que me gusta el parloteo de las olas, parecen decirnos algo.
    Muy poética imagen amiga.
    Un abrazo Carmela.
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Carmen, me encanta ese parloteo, que mencionas. Alegre y vivaracho, no?
      Gracias, Carmen y un beso muy grande!

      Eliminar
  22. ¡Hola, Carmela!
    ... Lo que dura un viaje de sueños rozando orillas, hasta que mis ojos sean de nuevo agua, desde donde sea posible reescribir la vida y navegar en el asombro".
    Desde el fondo de nuestro corazón todo es posible, como aquellas maravillosas letras que salen airosas desde tu alma y nos transmite maravillosos sentimientos.
    Cuídate mucho.
    Un fuerte abrazo.🌷😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nuria!
      Todo es posible, si lo miramos y deseamos desde el fondo de nuestro corazón, así, tal cual lo expresas tú, lo siento, yo!
      Cuídate tú también.

      Muchos besos.

      Eliminar
  23. La magia de los sentidos y las emociones solo se produce bajo la complicidad de ambas partes… Del paisaje que se presta, y la mirada que lo observa… En tu caso, tu mirada es verdaderamente bella, así como tu pluma, y las imágenes que nos muestras… Se puede pedir más¿?...

    Un placer, mi preciosa amiga.

    Abrazos y cariños enormes, y muy feliz semana! 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé, que bonito lo que me dices, Ginebra, te lo agradezco de corazón por verme así. Me gusta y no voy a mentirte por quedar bien, que lo sientas de esa manera, gracias :))

      Un beso grande!

      PD. en cuanto acabe el que tengo entre las manos, me zambulliré en tu libro, ya te contaré!

      Eliminar
  24. Yo también he oído titilar las gotas sobre la espuma. Pero debo reconocer que no ha sido mérito mío. La poesía de tus palabras, tu poema en prosa, es el que me ha llevado a disfrutar y sentir, que también soy marinero a bordo del asombro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan. Permíteme que ponga aquí, el inicio de tu última entrada:Hoy he llegado hasta donde el mar empieza y mirando a su final que nunca acaba, he podido saludar a la eternidad.
      La mañana derramaba perlas sobre la tersura de sus aguas, irisando su quietud, de luz estremecida."

      Estas palabras, y el resto de lo que escribiste, son la mejor muestra de tu capacidad de asombro, que me llevaron a mí, a viajar por tus palabras.

      Un beso!

      Eliminar
  25. Cuánta vida... en la foto y en tus palabras.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. "a pesar del frío, a pesar del ruido"
    a pesar de los pesares,
    que bien se te da
    mostrarte cálida y musical.
    Beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja gracias, Laura, por verlo así :))

      Besos, muchos!

      Eliminar
  27. Preciosa prosa poética, Carmela, con un final espectacular.

    Eso de "navegar en el asombro" me parece genial.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Me alegra que te guste. Ya sabes que tus poemas me asombran a mí cada día
      :))
      Besitos!

      Eliminar
  28. cuanto romande de letras hay en cada una de tus entradas querida!!!

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  30. Desde que volví al trabajo y terminó el no-tiempo así me va, no puedo detenerme en tu cueva lo que debiera.

    Besos y color, eso sí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que tú y J, sigáis bien :))

      Besos coloridos también para ti!!!

      Eliminar
  31. "donde sea posible reescribir la vida y navegar en el asombro".

    ¡Qué final más precioso! :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Fue como estar allí. Te quedó muy precioso.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara O. me alegra que estuvieras y te gustara.
      Muchos besos.

      Eliminar
  33. Cuando estás delante del mar, tienes que saber escuchar. Dejas ir la imaginación y te transporta a lugares que has soñado. Pero es que es el mar, Carmela. Nuestro mar. Aquel del que siempre estaremos enamorados.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajajá, Jordi, díste con la clave, es nuestro mar!!

      Beso grande.

      Eliminar
  34. Gostei, mas preciso melhorar meu espanõl :-)
    Bejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado pela visita e por se esforçar com o idioma. Está bem.
      Um beijo

      Eliminar
  35. Sin alcanzar, ni por asomo, tu altura poética, ¡ni me preocupa! y lo sabes, :)))))) decir que yo también las escucho...

    No es de extrañar que reedites este trabajo.

    Gran abrazo Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bajando desde esa altura poética, a la que me has subido, jajajaja te digo, que lo sé. Sé que las escuchas :))

      Un abrazo, Ernesto.

      Eliminar
  36. El mar siempre nos atrae como tu con tus versos.
    Simplemente me encantó!
    Te diré que yo soy más de montaña.
    Besitos dulces mi amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara, Aní. La montaña, ejercerá en ti, lo mismo que en mí, el mar :))
      Y da lo mismo, la cosa es sentirlo.

      Beso grande, y cuídateme.

      Eliminar