sábado, 6 de junio de 2020

Todo no vuelve


En cualquier momento y sin previo aviso, puede aparecer la noche sobre el horizonte. Y, entonces, sientes como la arena tiembla bajo tus pies. Y es así, porque aquellas aguas que un día decidiste ignorar y dejar pasar mar adentro, vuelven ahora, convertidas en olas que a su llegada a la orilla ablandan la arena. Y en ese instante te das cuenta de que el mar puede ser tremendamente frío e inhóspito. Y sientes su ahogo. Y en el fondo sabes, porque tu alma es marinera, que esas aguas que ahora vuelven convertidas en olas, se llevaron, aquél día, algo de ti que ya nunca volverá a besar a la arena.

76 comentarios:

  1. Al mar quienes lo queremos, lo comprendemos y siempre tenemos una explicación para su comportamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y siempre encontramos en él, un reflejo de nuestros sentimientos.
      Un beso, Tracy.

      Eliminar
  2. Yo así también lo siento y acalla el silencio ese grito que pretende ser anónimo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, Ilduara, que ambas, sabemos demasiado bien de quién es ese grito que resuena en nuestra alma.
      Un beso!

      Eliminar
  3. El mar habla entre las olas que se nos acercan a la orilla ..solo hay que saber escuchar ..bello poema .
    Un abrazo Carmela .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar, siempre, nos habla, Campirela. Aunque, a veces, no queramos oír lo que nos cuenta. Pero siempre nos habla.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Pensamientos de quien conoce el mar, el mar pide respeto pero ofrece la belleza mas grande de la naturaleza. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he sentido, además de una profunda admiración por su belleza, un respeto inmenso por su fuerza y poder. Quienes podemos observarlo, a diario, conocemos su increíble poder de cambio y permanencia. Ambas cosas, me maravillan.
      Un beso, Ester.

      Eliminar
  5. El mar. La mar.
    El mar. ¡Sólo la mar!
    ¿Por qué me trajiste, padre,
    a la ciudad?
    ¿Por qué me desenterraste
    del mar?
    En sueños la marejada
    me tira del corazón;
    se lo quisiera llevar.
    Padre, ¿por qué me trajiste
    acá?
    Gimiendo por ver el mar,
    un marinerito en tierra
    iza al aire este lamento:
    ¡Ay mi blusa marinera;
    siempre me la inflaba el viento
    al divisar la escollera!

    Poema de RAFAEL ALBERTI

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que estoy lejos del mar, de la mar, recuerdo este poema de Alberti, que comprendo tan bien. Gracias por traérmelo, de nuevo.
      Un beso, y me alegra verte.

      Eliminar
  6. Todo no vuelve, pero mucho sí y en ocasiones transformado. Bonito atardecer y agradable música.

    Besos dulces y dulce fin de semana Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que las depositamos en su orilla y las dejamos ir mar a dentro pensando que es lo mejor, pero, a veces, las olas nos devuelven la sal de esos recuerdos, y escuece. Como bien dices, hay cosas que vuelven transformadas.
      Chet Baker, a menudo, me suena a mar.

      Un beso, Dulce.

      Eliminar
  7. A mí, como soy de secano, el mar me impresiona, me admira y me da más vertigo que a quienes estáis familiarizados con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además es tan diferente, según que día, que entiendo bien lo que dices.
      Un beso!!

      Eliminar
  8. Es que hay instantes, que una vez vividos, no pueden volver.

    Un abrazo, Carmela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los instantes vividos, pienso que nunca vuelven, solo se quedan en nuestro recuerdo. Pero tampoco podemos enterrar lo vivido, ni ahogarlo, siempre vuelve su recuerdo.

      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  9. Ni siquiera las células de nuestro cuerpo son permanentes. Cuanto más impermanentes son las circunstancias que nos envuelven. La vida es cambiante. Lo vivo se mueve. El amor sucede.
    Y siendo el amor un suceso, ¿como olvidar que no hay periódico ni publicación que no cambie su titular cada día?
    El secreto quizás esté en pisar firmemente sobre las arenas blandas donde la mar (para mi siempre será la mar)se convierte en orilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El mar. La mar", el hermoso poema de R. Albertí, que hoy nos ha traído, unjubilado, nos muestra su esencia. La mar, para ti, el mar, para mí :))
      A veces, no es el amor lo que depositamos en sus aguas, sino aquello que creemos que salvará nuestro amor. Pero el mar (la mar), nos recuerda que aunque todo cambia, tambien todo queda. O algo así :))

      Un abrazo!

      Eliminar
  10. El mar, siempre tan evocador, siempre tan poderoso. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hay días que siento el mar así, frío, inhóspito... hoy puede ser uno de esos días.
    Ahora iré a comprobarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te equivocaras y hoy te acariciaran sus olas.
      Un beso.

      Eliminar
  12. No hay nadie que pueda explicar el maravilloso milagro del mar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien o qué, podría explicarlo. Nada ni nadie. Solo podemos sentirlo.
      Un beso, Juan.

      Eliminar
  13. El mar es un poco de todo. Es bonito verlo en calma o también enfurecido. Cuando está en calma, puedes ver reflejado tu rostro en él e incluso percibir que te habla. Pero también te puede hacer mucho daño si te descuidas. ¡Me encanta la imagen de tu mar, Carmela!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre le he tenido un gran respeto, conozco su poder y es inmenso. Pero también su belleza.
      Me alegra que te guste, Jordi, viniendo de ti, es un halago.
      Un beso!

      Eliminar
  14. Me encanta, precioso. Igual que ese color naranja que todo lo llena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. O Mar tem tanto de tenebroso como de belo. É maravilhoso estar sentado no areal, ou numa rocha, a olhar o mar, sentir o cheiro da maresia, ouvir o sussurrar das ondas.
    .
    Votos de um domingo feliz
    Cumprimentos poéticos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. É maravilhoso, Ryk@rdo, um mundo inteiro de imagens e sons.
      Feliz domingo para você.
      Um beijo

      Eliminar
  16. Hay cosas que se las lleva el tiempo.

    Muchas veces porque ya no somos la misma persona. Y las vemos desde diferente perspectiva.

    Es ese mismo tiempo el que trae otras parecidas y que tenemos que aprender a usar/mirar como la persona que ahora somos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que casi todo se lo lleva el tiempo, antes o después. Y es cierto, con el paso del tiempo cambiamos, y quizás por eso, hay recuerdos que duelen mas.
      Y sí, creo que hay que saber mirar y estar abiertos a la nueva brisa, desde los que en cada momento somos.

      Un beso, Guille.

      Eliminar
  17. No,en realidad nada vuelve a ser lo que fue,tan solo,si acaso,los recuerdos que producen un dolor aún mayor que la ausencia en ocasiones.Preciosa entrada,Carmela. Prosa,imagen y sonido consiguieron despetar en mi viejas sensaciones ya dormidas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esas sensaciones que se te han despertado son agradables, me alegro mucho, Joaquín. Como acabo de decirte, hace un ratito, en tu casa me alegra mucho verte de nuevo.
      Y estoy de acuerdo contigo, nada vuelve a ser lo que fue. Y está bien. Y hay que seguir.

      Un abrazo!

      Eliminar
  18. Las cosas retornan cambiadas, con otra forma o de otra manera... Lo has expresado muy bonito, Carmela. La imagen es una maravilla que me invita a perderme en su horizonte. Qué decir de esa música cadenciosa. Un placer leerte en esta tarde de domingo.

    Mil besitos con cariño ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O los recuerdo que retornan nos cogen cambiadas, que tan bien :))
      Me alegra que te guste, Auro.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  19. Con el vaivén de las olas es posible que vuelva convertido en concha de oro.
    Un bonito escrito.

    ResponderEliminar
  20. Ay. el mar se lleva muchas emociones,nos limpia,nos regenera. Otras veces nos lleva cosas que lamentaremos, nos perderemos en él,pero,es algo presente, es algo que está ahí para liberarnos.
    Agradezco vivir cerca de una orilla.

    Un besazo Carmela, es hermoso tu texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien lo agradezco, lunaroja, no podría estar mucho tiempo lejo de sus orillas.
      Un beso muy grandote y con mar!

      Eliminar
  21. No todo, porque el cambio aunque imperceptible no se detiene ni por un instante, de modo que aquello que vuelve no lo es del todo, sólo en parte...

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Carlos, y cuando vuelven, nosotros también hemos cambiado.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  22. Todo fluye y nada permanece, decía Heráclito.
    Pero sí el ser, la esencia. Permanece el alma.
    La naturaleza se hermana con nuestros sentimientos y emociones.
    También me sucede en la montaña, el mar lo visito menos, pero lo siento cuando voy.

    La foto es preciosa, y la música :)

    Muchos besos, Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos los mismos, pero diferentes, con el cambio que la vida produce sobre nosotros.
      Creo que nuestra propia esencia es difícil que cambie, pero si evoluciona.
      Cada una sentimos la naturaleza que nos rodea, la que nos abraza cada día. La montaña también tiene su propia magia.
      Un beso, Rosa.

      Eliminar
  23. La foto al igual que la música son preciosas Carmela... hay cosas que por mucho que nos empeñemos no retornan, el mar al igual que el río sigue su curso y con el muchos recuerdos.. solo nos queda vivirlo y sentirlo desde la añoranza, es mi humilde opinión.
    Te dejo mis cariños para esta noche y te deseo una buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten foto y música, Ani. Y tu opinión, que la considero todo lo que vale, no es diferente a la mía. Yo más bien me refería a que, a veces, hay hechos y sucesos que creemos que podemos superar y los dejamos correr en ese curso de la vida, pero antes o después, de alguna manera vuelven, vuelve su recuerdo ,y escuecen porque no los hemos superado.Hay entradas como ésta, de mis locuras y yo, que sé que no son directamente leíbles, sino confusas :))

      Un beso muy grande, y que sepas que me encanta conocer tu opinión, siempre.

      Eliminar
    2. Mejor que no vuelvan y escuezan, porque eso significaría que no lo hemos superado.
      Más besitos mi niña.

      Eliminar
    3. A veces, creemos que si y seguimos con nuestra vida. Y de repente un día, una ola, un recuerdo, y nos damos cuenta que sigue ahí, latiendo en silencio y doliendo.
      Sí, mejor que no vuelvan.
      Besitos muchos.

      Eliminar
  24. ¡Qué bonito y qué certero es todo lo que dices!

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, sea ono certero, pero si sentido :))

      Beso grande.

      Eliminar
  25. Todo cambia, nada permanece... pero yo creo que sí vuelve, tal vez no de la misma manera, o por la misma mano... pero vuelve.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que cambiamos con el paso del tiempo, y eso es bueno, y necesario. Y lo vivido, siempre tendrá un lugar en nosotros, mayor o menor, según lo que haya significado en nuestras vidas.
      Gracias por tus palabras, y un besazo!

      Eliminar
  26. Efectivamente, hay cosas y personas que nunca vuelven. Nos guste o no.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices es cierto, Quijo-meli, hay cosas y personas, que nunca volverán, pero lo vivido siempre permanecerá en nuestro recuerdo, en mayor o menor medida, según lo que hayan sido o significado en nuestra vida. Me refiero, más bien, a aquellos recuerdos que pensábamos que dejándolos pasar no nos dolerían.

      Un beso!

      Eliminar
  27. Me encanta tu escrito. El mar ( para mí el mar ) que alegría estar cerca de él, aunque a veces siento un poco de miedo. Besos Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa, me alegra que te guste. Para mí, casi siempre, es el mar, aunque hay veces que es la mar :)))
      Y es bueno tenerle respeto.
      Un beso!

      Eliminar
  28. El mar es sin duda el mayor símbolo literario para intentar entender qué es la vida. Estupendo micro, Carmela. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si para todo el mundo lo será, pero para mí, si lo es, David, y va íntimamente ligado con mi vida.
      Un beso y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  29. No puede volver lo que no se ha ido.
    Beso inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy mi niña, me vas calando bien...a veces nos engañamos creyendo que hemos dejado ir algo..

      Un beso grandote :))

      Eliminar
  30. Amo la mar,pero sé lo que escuece...
    Besucos de cercanía,amiguca linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por algo su esencia es sal. Pero bendita sal :))

      Besos muchos..

      Eliminar
  31. Profundo y bello texto Carmela. La belleza del mar enamora y siempre nos habla. Saludos.

    ResponderEliminar
  32. En alta mar hay un montón de vivencias, unas ahogadas, otras a flote, que son la historia de la humanidad... las olas traen su confuso eco.

    ResponderEliminar
  33. En esa ola que se devuelve regresa la nostalgia. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nostalgia de aquello que quisimos o pensamos que podíamos superar dejándolo, simplemente, en sus aguas.
      Un abrazo, Carlos!

      Eliminar
  34. En la costa que tenemos en Buenos Aires vemos sólo el amanecer. Pero nuestros vecinos uruguayos o chilenos pueden disfrutar de esa puesta sobre el mar. Claro que nosotros tenemos lagos o lagunas donde podemos llegar a ver algo parecido, pero no en el mar (al menos no por acá cerca)

    en algunas mitologías el sol que renace cada día es uno nuevo, si lo vemos desde lo poético, así parece ser. En tu foto pareciera estar muriendo, y renaciendo la nostalgia

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta fotografía, corresponde a una puesta de sol, que son impresionantes en el mar. Cada día distinta, diferenre, una verdadera maravilla.
      En esta playa, en concreto, la playa de Los Caños de Meca (Barbate, Cádiz), tiene la peculiaridad, al estar casi en el extremo de la Península Española, donde se unen el Mediterráneo y el Atlántico, podemos verle amanecer y ponerse en el mismo mar.

      Un beso.

      Eliminar
  35. Hola Carmela, qué bello poema, me encanta. He leído varios de los post que tienes publicados y elijo éste por su simbología con el mar, los marineros; me parecen unos versos elegantes y nada distraídos...que se funden con el horizonte. Me has traído recuerdos y añoranzas del mar.
    Alegre de conocer tu blog, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa, bienvenida. Me alegra que te haya gustado, y si esos recuerdos son agradables, me alegro. Me paso por tu casa.

      Un beso.

      Eliminar